Torrijas con pan de brioche, leche condensada y crematto de licor

0
177

El dulce estrella de Cuaresma y Semana Santa son las torrijas. En estos días los escaparates de las pastelerías están repletos de distintas  y diferentes versiones a cada cual más original y exquisita.

En casa estamos en plena operación torrija. Hoy vamos a preparar estas fantásticas torrijas caseras con pan de brioche, leche condensada y crematto de licor.

Te cuento como prepararlas muy fácilmente para que te queden jugositas, cremosas y espectaculares.

Si te gustan las torrijas clásicas no dejes de probar Torrijas caseras bañadas en chocolate y esta irresistible versión de Torrijas de natillas  también te sorprenderá este fantástico Pan de brioche casero para hacer torrijas y tostadas francesas que está de rechupete,  como tampoco pueden faltar en estas fechas las maravillosas y exquisitas Flores fritas de Semana Santa

Ingredientes

  • Rebanadas de pan de brioche
  • 750 ml de leche
  • 750 ml de leche condensada
  • 170 ml de crematto de licor o Baileys
  • 1 cascara de limón
  • 1 palo de canela
  • 2 – 3 huevos
  • 1 cucharada de azúcar y canela en polvo (para rebozar) Mas canela que azúcar.
  • Aceite de girasol para freír

Elaboración

Separamos  100 gr de leche condensada y reservamos.

En un cazo ponemos a hervir la leche normal, el palo de canela y la cascara de limón. Cuando este caliente retiramos del fuego y le añadimos el resto de leche condensada y el licor. Removemos bien para que se integren los sabores, tapamos y dejamos infusionar unos minutos. Esperamos a que entibie antes de utilizar.

Colocamos las rebanadas en un bol y vertemos la mezcla retirando la canela y la piel de limón. Dejamos que se empapen bien por ambos lados durante unos minutos.

Batimos los huevos y ponemos aceite a calentar.

Cuando las torrijas estén bien empapadas, las pasamos por huevo batido y con ayuda de una espumadera para que no se rompan van directamente a la sartén.

Cuando el aceite este caliente las freímos por ambas caras hasta que las veamos con un bonito color.

Retiramos a un plato con papel de cocina para que absorba el exceso de aceite.

Mezclamos el azúcar y la canela en polvo y las rebozamos.

A la hora de emplatar  salseamos con unos hilos de leche condensada que teníamos reservada.

Y a disfrutar del manjar.

¿Te gustaría ver publicada alguna receta en el blog? Solo tienes que decirlo.

Me gusta probar recetas nuevas, así que si tienes alguna receta especial no dudes en enviarla, será un “gusto” cocinarla y compartirla en este blog.

Gracias por visitarme. Te invito a que te suscribas gratuitamente, para que te lleguen las recetas a tu correo y, si te apetece regalarme un «me gusta», me ayudará a seguir con tanta ilusión como hasta ahora.

Si te ha gustado esta receta, puedes seguirme en las diferentes redes sociales en las que estoy, Facebook, Instagram y Pinterest

Espero volver a verte pronto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here